Descubren 75 barcos hundidos y un templo griego en la «Atlántida de Egipto»

Los navíos hallados tenían joyas de oro y monedas de bronce del siglo III a.C., la etapa de Ptolomeo II

Abraham Andreu Gómez

La «Atlántida de Egipto» ha sorprendido una vez más a los arqueólogos. Un grupo de buzos encontró en Heraclión –nombre real– una gran cantidad de pecios a gran profundidad, en total, 75. Dentro de estos hallaron monedas de bronce de la época de Ptolomeo II (283-246 a.C.) y un pequeño templo griego de los siglos III y IV a.C. Además, hay que sumar la gran cantidad de joyas que aparecieron en la ciudad hundida, de oro y bronce.

Descubren 75 barcos hundidos

Este descubrimiento es una gran oportunidad para conocer los intereses comerciales de aquella etapa, pues la ciudad de Heraclión era el centro de todo el movimiento de barcos, hasta que el aumento del nivel del mar y los sedimentos propios del terreno la enterraron en el fondo. Además, la investigación, que ha sido puntera, puede demorarse mucho, ya que la ciudad se descubrió en el año 2000, tras 1.200 años desde su hundimiento. «Probablemente tendremos que continuar trabajando durante los próximos 200 años», aseguró a Daily Mail Franck Goddio, director del proyecto de investigación.

La ciudad hundida supuso un quebradero de cabeza para algunos investigadores, que llegaron a pensar que había sido una invención popular. Pero la realidad es que en su seno albergó templos importantes, como el de Amún, y fue además un puerto importante, antes de la fundación de la cercana Alejandría.

También fue el territorio en el que Cleopatra se estrenó como mandataria, es decir, que supuso un relevante enclave comercial, político y cultural. La serendipia jugó a favor de los buzos doce años atrás, que dieron con una esfinge enorme del dios Hapi –relacionado con las crecidas del Nilo– cuando buscaban navíos de guerra franceses de la batalla del Nilo que tuvo lugar en el siglo XVIII.

Aun con estos avances tan importantes, los investigadores tienen mucho trabajo por delante, precisamente por la gran cantidad de tiempo que ha pasado sumergida, al igual que Canope, la vecina también hundida en el fondo del mar. Esta última también está siendo estudiada por los buzos europeos y egipcios.

Fuente de la noticia

Subir